Leishmanía canina

LEISHMANIOSIS

La Leishmanía es una enfermedad parasitaria que afecta a los perros y es transmitida por la picadura de un tipo determinado de mosquito (Phlebotomus), de un perro enfermo a uno sano. La enfermedad no se transmite por contacto directo entre perro-perro, ni perro-humano, siempre tiene que existir el vector que es el mosquito.

Desde la picadura del mosquito hasta que se muestran los primeros síntomas de la enfermedad pueden pasar dentro del torrente sanguíneo entre 4 a 6 meses, por eso es aconsejable realizar los Test de Leishamania periódicamente. Pasado este tiempo, los síntomas que pueden aparecer son: crecimiento exagerado de las uñas, ganglios infartados, alopecias (pérdidas de pelo), características en zonas del cuerpo como orejas y alrededor de los ojos y delgadez a pesar de comer con apetito y regularidad, entre otros.

En perros no controlados y afectados por la Leishmania, el parásito va afectando a los órganos internos (hígado, riñón…) y la salud del animal empieza a verse seriamente dañada, provocando incluso su muerte.

Sin embargo, una vez detectada la enfermedad la aplicación del tratamiento existente permite que los animales puedan tener una buena calidad de vida durante muchos años e incluso morir de viejos, si el ambiente es adecuado y la atención correcta. Con este tratamiento se consigue aislar el parásito, por lo que desaparecen los síntomas y la mayoría de las lesiones internas.

La temporada de mosquitos comienza con el calor, normalmente en mayo y finaliza en septiembre u octubre si se prolonga el verano. Los mosquitos permanecen durante el invierno en estado de larvas cuaternarias. En las zonas más cálidas de España encontramos mosquitos todo el año.

 

Prevención

Si su perro no recibe protección alguna, el riesgo de contraer la enfermedad aumentará.

En nuestra clínica recomendamos para su prevención la desparasitación interna inyectada cada 2-3 meses, el uso conjunto de collares y sprays antiparasitarios y un chequeo con analítica sanguínea, mínimo una vez al año.

Además si se observasen síntomas de la enfermedad se realizarían pruebas serológicas (IFI, ELISA, PCR), analíticas o podrá obtener un resultado rápido mediante nuestros kits de Leishmania.

Si el resultado fuese positivo, se le pondría un tratamiento con lo cual, dependiendo del grado de infección, mejoraría su calidad de vida y la enfermedad estaría controlada.

Los comentarios están cerrados